(19) 2015 Malaga
Malaga España 29 Agosto 2015



La mecha de Maná prende en Málaga
 
El grupo mexicano saca pecho ante miles de personas con su nuevo disco y sus temas clásicos
 
Un Estadio de Atletismo rozando el lleno recibe a gritos a la banda, que disfrutó ante un público receptivo y de sangre caliente, al igual que ellos
 
La mecha de Maná prendió en Málaga ayer en cuanto Fher, el cantante, se arrancó a cantar. El primer tema escogido fue ‘La prisión’, lo que parece a simple vista una versión ‘mexicanizada’ de ‘Chasing the sun’ (The Wanted). Los ritmos tropicales se adueñaron en seguida de los cuerpos de sus seguidores malagueños, que no tardarían en sudar la camiseta a ritmo de ‘Cama incendiada’. El nuevo trabajo del grupo azteca vuelve a fusionar géneros tan dispares como la electrónica, la balada o el ragga. Sin embargo, esta vez el disco no ha salido tan redondo como ‘Amar es combatir’. Tampoco se asemejan ni de lejos a los aclamados ‘¿Dónde jugarán los niños?’, ‘Sueños líquidos’ o ‘Revolución de amor’.
 
Por eso mismo muchos entonaron con especial ilusión algunos clásicos como ‘Cuando los ángeles lloran’. «Vamos a mover el culo en uno de los lugares más alucinantes del planeta, Andalucía», dijo Fher, antes de cantar ‘Corazón espinado’. La ristra de ‘hits’ se entremezcló con algunos de los singles de su último trabajo como ‘Mi verdad’. Esta balada dedicada al hijo del cantante conserva el pulso crítico que un día caracterizó las canciones del grupo de rock latino.
 
Con ‘Clavado en un bar’, aquella canción de desamor y cantina, hizo patria al sacar una bandera de México, mientras muchos levantaban manos para grabar con sus móviles. Otros para bailar a ritmo de rock y reggae. No dejarían de moverlas porque poco después llegaría ‘En el muelle de San Blas’. «Sola / Sola con su espíritu / Sola / Sola con su amor el mar», cantó al unísono todo el público. Muchos dejarían entonces de contar las veces que entonaran la palabra amor.
 
La primera parte del espectacular ‘show’, donde las 80 toneladas de equipo de sonido y luces se convirtieron en otro de los protagonistas, cerró en defensa de la identidad chicana y una reforma migratoria justa. Lo hizo con el esperado ‘El rey’, un clásico en la cultura de México escrito por José Alfredo Jiménez.
 
La guitarra de Carmona
 
«No se olviden de que hay que apoyar a los músicos locales. Por eso organizamos un concurso por concierto para que se suba uno de vuestros artistas al escenario», explicó el inconfundible batería de la banda, Álex González, que dio paso al guitarrista malagueño Juan Manuel Carmona, que fue el afortunado que se ganó subirse al escenario en ‘Me vale’. Sus solos guerrearon con los del guitarrista de Maná, Sergio Vallín.
 
A lo largo de las dos horas y media que duró el directo, Maná demostró que tras 30 años siguen estando en plena forma. Incluso en una cama (¡sí, cama!). Buena parte de su concierto se trasladó a un pequeño escenario con forma de lecho cuando empezaron las canciones en acústico. ‘Mariposa traicionera’ puso a más de uno los pelos de punta al imaginar al vocalista a escasos centímetros de su oreja. Y los antiguos mecheros fueron sustituidos por una marea gigantesca de móviles que alumbraron el estadio durante todo el concierto.
 
Tampoco defraudó la empalagosa ‘Bendita tu luz’. Muchos echaron de menos la voz del dominicano Juan Luis Guerra, con el que Maná tiene un dueto en esta pieza.
 
A las cientos de personas que llenaron el Estadio les supo a gloria el trago de Maná. Fue una buena despedida del intenso verano musical en la ciudad, que arrancó a primeros de julio con el concierto de Elton John. La inagotable dosis de adrenalina que sigue generando la banda mexicana 30 años después sigue impresionando. A algunos también les impresionaría horas antes la inmensa cola que se formó frente al Estadio de Atletismo. Muchas familias incluso admitieron haberse llevado un ‘tupper’ a modo de picnic. «La ocasión lo merecía», confesaron.
 
Cuando el final del directo se acercó, los fans no pudieron contener su euforia. Para muchos Maná es una especie de religión y bailar es rendirle el culto correspondiente. Con este último elepé estos fans se despacharon a gusto. Los ritmos con sabor a funk, ragga y rock latino así lo atestiguan.
 
La guinda al pastel llegaría con el triplete ‘Oye mi amor’, ‘Labios compartidos’ y ‘Rayando el sol’. Gritos, lágrimas, saltos, coros... Todos se rendirían a una de las bandas latinas más internacionales.
 
«En una cama incendiada no hay descanso posible. Hay un ardor brillante, un calor que envuelve y… justo en ese instante cuando la piel se enciende, un instinto por sobrevivir nos hace saltar como un resorte [...] Al calor del deseo la pasión se enciende y la energía se libera hasta quedar cenizas. Siempre es mejor arder que solamente irse apagando». Esto se puede leer en la descripción de su último trabajo en su página web. También resume bastante bien lo que anoche vivieron los malagueños al ver arder el escenario a ritmo del calor de Maná. 

✩ Maná estrena video de 'Ironía' ✩
 


















contadores
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=